Editor’s Note: This story was originally published in The Nevada Independent. The Nevada Sagebrush has partnered with The Nevada Independent to bring our readers more Nevada news. 

people gather around table

(From left) Luis Álvarez, Mirna Guigui, María Nieto and Jessica Yañez attended a State of the Union watch party in Las Vegas on Feb. 5, 2019. Yazmin Beltran / Nevada Independent

Por Humberto Sanchez & Yazmin Beltran / The Nevada Independent

El intento del Presidente Donald Trump de llamar a la unidad en su informe del Estado de la Unión este martes, no resonó entre los Demócratas de Nevada, quienes se oponen a la solicitud del mandatario para construir un muro fronterizo con México.

También cuestionaron la sinceridad de Trump en cuanto a sus esfuerzos para proteger la cobertura médica en casos de enfermedades preexistentes.

La Congresista por Nevada Dina Titus hizo eco de las esperanzas de los Demócratas de lograr un acuerdo bipartidista, luego de que Trump expresara su apoyo a la reducción de precios en medicamentos con receta y a la renovación de la deteriorada infraestructura de la nación; pero también reflejó el escepticismo Demócrata de que eso no se aprobará.

“Espero que podamos encontrar un terreno común en cuanto a la reducción de precios de los medicamentos y a la realización de inversiones en infraestructura”, dijo Titus. “Pero los dos últimos años me han enseñado que las promesas de Trump probablemente sólo son humo y espejismos”.

Los Demócratas tampoco estuvieron de acuerdo con Trump cuando destacó, como una manera de reforzar el argumento a favor de su muro, el reciente asesinato de dos personas en Reno; mismo que las autoridades dicen, fue cometido por un inmigrante indocumentado de origen salvadoreño.

“Me decepcionó ver que eligió politizar una horrible tragedia personal,” dijo la Senadora por Nevada Jacky Rosen después del discurso.

Entre los invitados de Trump a su informe de gobierno estuvieron Debra Bissell, Heather Armstrong y Madison Armstrong, la hija, nieta y bisnieta, respectivamente, de Gerald y Sharon David, quienes fueron asesinados en su casa de Reno el mes pasado.

“En pocas palabras, los muros funcionan y los muros salvan vidas”, afirmó Trump.

Wilber Ernesto Martínez Guzmán, el inmigrante salvadoreño, enfrentacargos por el crimen y muerte de otras dos personas en Gardnerville, al Norte de Nevada.

Martínez Guzmán, quien trabajó para una empresa de jardinería utilizada por los David, también ha sido acusado de entrar ilegalmente al país.

“Nunca lo olvidaré, y lucharé por la memoria de Gerald y Sharon, para que esto nunca vuelva a ocurrir”, dijo Trump durante el discurso. “Ninguna vida estadounidense debe perderse porque nuestro país no logra controlar su muy peligrosa frontera”.

La medida no fue bien vista entre los asistentes a una reunión ofrecida por el grupo Mi Familia Vota para observar el discurso en su sede de Las Vegas.

El agente de bienes raíces Luis Alvarez, de 57 años, se preguntó por qué Trump destacó a la familia y a un presunto homicida latino y no mencionó los crímenes cometidos por otros individuos.

Jessica Yañez, quien trabaja para el grupo, dijo que esto “refuerza la estigmatización de las personas que no poseen documentos”.

“Él [Trump] siguió refiriéndose a la inmigración como algo que se debe ‘hacer de la manera correcta’, y así siento como que fue muy manipulador al llevar ahí a esta familia que todavía está de luto”, dijo Yañez, de 34 años de edad. “Creo que fue una agenda muy autocomplaciente“.

people around table watching tv

Attendees at a State of the Union watch party in Las Vegas on Feb. 5, 2019. Yazmin Beltran / Nevada Independent

El Congreso y Trump acordaron recientemente reabrir el gobierno federal luego de 35 días del paro más largo en la historia de los Estados Unidos.

El problema fue la solicitud de Trump de $5.7 mil millones de dólares para construir un muro en la frontera con México, lo que él cree, ayudará a controlar la inmigración ilegal y la delincuencia.

Pero los Demócratas en el Congreso rechazaron la solicitud, argumentando que un muro sería ineficaz, inmoral, y un despilfarro.

La falta de acuerdo en cuanto al muro prevalece, mientras que los Legisladores en el Congreso tratan de negociar para evitar que el gobierno se vuelva a cerrar este 15 de febrero.

En su informe de gobierno, Trump pidió a Demócratas y Republicanos hacer a un lado sus diferencias y unirse para trabajar en “la agenda del pueblo estadounidense”.

“Juntos, podremos romper décadas de estancamiento político. Podremos corregir las viejas divisiones, sanar viejas heridas, construir nuevas coaliciones, forjar nuevas soluciones y desbloquear la extraordinaria promesa del futuro de los Estados Unidos”, dijo Trump.

La Congresista Demócrata por Nevada Susie Lee, quien funge en su primer período de sesiones, dijo tener esperanzas de que el bipartidismo será posible.

“Él [Trump] habló sobre la infraestructura, atender el cáncer infantil, finalmente, resolver el tema del VIH y el SIDA. Todos son problemas en los que me encantaría trabajar en conjunto“, dijo Lee.

El Congresista Demócrata por Nevada Steven Horsford se refirió a la política de separación de familias creada por Trump, como una postura que lo hace dudar sobre el concepto bipartidista.

“Es difícil creer que el presidente está comprometido con la unidad cuando se niega a unir a cientos de niños que han sido separados de sus familias”, comentó Horsford.

Ese tema comenzó en abril, cuando la Casa Blanca anunció que procesaría judicialmente a quienes habían entrado al país de manera ilegal, incluyendo solicitantes de asilo; lo que la administración califica como una política de “cero tolerancia”.

La medida provocó la separación de niños y sus padres.

Otros elementos del discurso de Trump fueron aplaudidos por algunos espectadores en Nevada.

Odalis Escalante, madre de dos hijos que vio el discurso de Trump en la sede de Mi Familia Vota, apreció su llamado a la prohibición del aborto tardío.

“Un bebé en su tercer trimestre, esos bebés se mueven, sienten… mis hijos comenzaron a moverse desde que yo tenía cuatro meses de embarazo, y para mí esto es un gran pendiente”, dijo Escalante, de 29 años de edad, quien se opone al aborto, excepto para las víctimas de violación. “No me importa quién es el presidente. Al final del día eso no está bien, y estoy de acuerdo con él“.

Brenda Guigui, de 25 años, organizadora comunitaria con Mi Familia Vota, aplaudió a Trump por expresar su apoyo al beneficio de ausentismo laboral por maternidad con goce de suelto.

“Nos emociona ver que él lo reconoce y que lo mencionó”, dijo Guigui. “Y que en realidad revivió el tema, que no es sólo algo que se está discutiendo en segundo plano y que finalmente el presidente se está dando cuenta de que esto es necesario”.